😷 ¡CUIDATE! #QUEDATEENCASA🏠

Asombroso

Una joven de 26 años dio a luz a un embrión que adoptó y que estuvo congelado 24 años

Mediante una agencia de adopción, la joven y su marido pudieron tener un hijo. Conocé cómo funciona y qué significa ese procedimiento.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
20 de diciembre de 2017 | 21:41

Una mujer de 26 años dio a luz a una niña que provino de un embrión donado que estuvo congelado por 24 años, siendo el embrión que más tiempo ha estado congelado y cuyo embarazo llegó a término.

Tina Gibson nació en 1991 y no podía concebir con su esposo Benjamin porque él tiene fibrosis quística, por lo que decidieron adoptar un embrión congelado de un banco de embriones de Knoxville, Tennessee, Estados Unidos.

En marzo de este año, el embrión, que fue concebido y fertilizado en 1992, fue transferido a Tina, de la misma forma que se realizan los procedimientos de fertilización in vitro.

El 25 de noviembre, después de un embarazo normal de 40 semanas, Tina dio a luz Emma, tras 24 horas de trabajo de parto. La bebé pesó un poco más de 3 kilos y midió 50 centímetros.  

Tina admitió que se sintió muy sorprendida cuando, la mañana que le realizaron la transferencia, supo que el embrión que habían adoptado llevaba 24 años congelado.

“Honestamente estaba preocupada de cómo iba a salir todo” asegura Tina “No quería romper un record, ¡sólo quería un bebé!”.

Tina y Benjamin se conocieron en la iglesia cuando ella era una adolescente. Se casaron hace 7 años cuando ella tenía 19 y él 26, puesto que por su enfermedad, no querían perder tiempo.

Como la fibrosis quística dejó infértil a Benjamin, decidieron adoptar. Comenzaron a ser padres temporarios de niños, una experiencia que disfrutaron muchísimo, alojando a media docena de ellos en un año.

En mayo del año pasado, mientras estaban alojando a uno de los niños, supieron sobre el tratamiento y la adopción de embriones, lo que significaba que podían adoptar y también pasar por la experiencia del embarazo.

“Con Ben sabíamos desde que empezamos a salir que si íbamos a comenzar una familia, no íbamos a poder tener nuestros propios niños. Estábamos en paz con esto, estábamos felices y ansiosos de adoptar a un bebé, y los dos amamos alojar a los niños. Entonces lo desechamos”.

Pero no dejaron de pensar en la opción, vieron todos los videos sobre el tema y leyeron todos los artículos que pudieron. Estuvieron más de tres meses analizando la posibilidad.

“No hablábamos del tema, pero yo pensaba en eso todos los días. Entonces un día llegué a casa y cuando estábamos cenando le dije ‘Creo que necesito hacer la adopción del embrión’, y Ben me contestó ‘Lo sé, he pensado en eso todos los días, no puedo sacármelo de la cabeza’”, contó Tina.

Analizaron todas las opciones y decidieron hacerlo en el National Embryo Donation Center de Knoxville, que realiza el procedimiento desde el 2003 y ha logrado 700 embarazos exitosos, más que cualquier instituto en el mundo.

En diciembre del 2016, Tina comenzó a aplicarse las inyecciones hormonales para poder hacer el procedimiento.

En febrero, comenzaron el proceso para seleccionar el embrión. Recibieron un libro con una docena de potenciales candidatos, analizando a los padres que los concibieron, su peso, altura, edad, color de piel.

“Queríamos hacerlo lo más rápido posible, así que simplemente estábamos buscando cualquier cosa que nos dijera que no. Somos los dos bajos de estatura, por lo que cualquiera que tuviera más de 1,80 estaba afuera”.

Después de seleccionar 10, redujeron la lista a 3 y los pusieron en orden. Finalmente, debido a las necesidades médicas, Emma quedó primera en la lista.

Ahora la familia se prepara para su primera Navidad junta. Además, ya piensan que quizás en unos años puedan repetir la experiencia.

“Emma tiene hermanos, hay un par de embriones congelados con su ADN” explicó Benjamin “Nos encantaría tenerlos a ellos también”.

Cerca de 700.000 de los 1.000.000 de embriones humanos que existen están guardados en Estados Unidos.

Las parejas que se eligen realizarse tratamientos de fertilización in vitro tienden a tener más embriones de los que se engendran, que son congelados para realizar el procedimiento.

Cuando las familias deciden que no quieren tener más hijos, tienen que decidir qué hacer con esos embriones “de sobra”.

Tienen varias opciones: donarlos; descongelarlos y dejarlos morir; mantenerlos congelados; o donarlos para que otra pareja pueda concebir.

El National Embryo Donation Center es una organización cristiana pro-vida que alberga los embriones donados sin cargo. Luego, como una agencia de adopción, junta a las familias con el embrión correcto.

¿Qué te parece este procedimiento?

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último