😷 ¡CUIDATE! #QUEDATEENCASA🏠

Una historia de amor que rompió barreras y conquistó al mundo

Un joven mexicano tardó 6 meses en encontrar a su novia que vive en Italia.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
10 de enero de 2018 | 16:42

Un joven mexicano le explicó al mundo cómo el amor mueve montañas y también mares.

Emilio Beta tiene 19 años y cuando fue más chico fue paciente de cáncer. Su enfermedad le arrebató una pierna, en la actualidad se desempeña como conferencista y recorre distintas ciudades contando su historia de superación.

En medio de su recuperación en México, conoció a Silvia una joven mexciana que estaba de intercambio estudiantil en el país americano.

Luego de conocerse, salir algún tiempo y comenzar un incipiente noviazgo, a Silvia se le terminó el tiempo de estadía y tuvo que volver a Italia.

Él le prometió volverla a ver y su historia de amor la compartió por Facebook y rápidamente se viralizó.

Esto fue lo que compartió:

“Para todos aquellos que han amado, les contaré una historia de amor, pero esta es en Italia!.

Un día hace 6 meses estaba en el aeropuerto devastado porque la niña de la que me enamoré y a la que le pedí que fuera mi novia, ahora regresaba a su casa, a Italia, su año de intercambio había terminado y ahora nos separábamos sin saber si algún día volveríamos a vernos... ese día le prometí que movería el mundo entero para volver a verla, mientras llorábamos le prometí que cruzaría el mundo por ella, y así, ella subió al avión y se fue a casa, a más de 10 mil kilómetros de distancia

Tristemente cuando ella se fue me di cuenta que le prometí algo que no podría lograr, yo jamás he podido viajar tan lejos, es más, ni yo ni nadie en mi familia habíamos viajado tan lejos nunca, con sólo 19 años y $250 pesos en la bolsa tuve que aceptar dentro de mi que quizá jamás nos volveríamos a ver...

comenzó nuestra relación a distancia, las videollamadas se volvieron el mejor momento del día, y el primer mes fue fácil, siempre me peinaba y ponía ropa decente para verla, me emocionaba tanto, pasó el tiempo y resistíamos fuertes, día tras día, hasta que entonces la distancia nos comenzó a matar, y la primer discusión llego tarde o temprano, y los celos tampoco faltaron, la extrañaba tanto y en ocasiones sufrí demasiado, cuando ella estaba triste no podía soportar la desesperación de verla en la pantalla y no poder abrazarla, y no me da pena admitir que llegué a llorar, pasó el primer mes, y el segundo, el tercero...

Y llegó el momento en el que supe que si no nos veíamos pronto todo iba a morir, carajo qué impotencia sentía, pensar que la extrañaba tanto y no podía hacer nada... tenía todas las excusas del mundo para decir que no podía ir a verla, maldije todas y cada una de esas excusas y decidí comenzar a ahorrar, me olvidé de las fiestas y las cenas, cambié todos mis planes, y trabajé y trabajé, y ahorré y ahorré, me olvidé del Uber y comencé a caminar, y hubieron días que sentía que moría del estrés.

Y, a veces, cuando sentía que ya no podía Silvia siempre estaba ahí confiando en mi, y por meses seguí, y tanto fue que por primera vez en 5 años me enfermé, y después también me enfermé literalmente por estrés, pero poco a poco comenzamos a construir una realidad, mientras ahorraba iba comenzando a armar el rompecabezas, compré un suéter para el frío de Italia, y luego unas botas, después comencé a estudiar el Italiano, “Ciao? Chao! Chiao?”

“Mi chiamo Emilio”, vi cien mil videos sobre historia Italiana (y al final lo olvidé todo...) y mientras todo esto sucedía Silvia me enamoraba cada día más, nos comimos el mundo día a día, mes tras mes...y entonces sucedió...

Escribo esto el primer día del año, y lo escribo desde la casa de Silvia, ella está a mi lado y se ve incluso más hermosa que el día que nos despedimos, esta navidad la vivimos juntos, y también mi cumpleaños! Me presenté ante toda su familia y conté algunos chistes mexicanos, también traje tequila! Probé la pizza y el gelato, me cayeron lágrimas de emoción cuando me paré frente al coliseo, y me quedé sin aliento en la Capilla Sixtina, también me llevo increíble con sus amigos, y ayer en la noche cuando en la fiesta terminó la cuenta regresiva, comenzamos el año con un beso de media noche...

Quiero decirte que el amor no tiene fronteras, ni conoce barreras, te pido que ames, que ames con muchísima fuerza, que ames de cerca y de lejos, que no te importe lo que la gente diga, y tampoco aceptes amores pobres, que tampoco te importe el tiempo ni la distancia, que tu amor sea fiel y que jamás te rindas, si mientras leías esto pensaste en alguien en especial corre ahora a escribirle, aún estás a tiempo de comenzar el año con esa persona... porque sobre todo te pido, que comiences este año amando!

Esperamos 6 meses
Recorrimos 10 mil kilómetros 
Y hoy, comenzamos el año juntos
Te amo!".

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último