Mendoza

"Se me vinieron a la cabeza las chicas que no la cuentan": El aterrador testimonio de una mendocina que denunció acoso

Una chica relató los momentos de mucho miedo que pasó mientras esperaba el micro. El posteo ha generado un gran revuelo.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
20 de septiembre de 2022 | 14:07

Constantemente vemos en las redes, los medios o escuchamos historias de mujeres que fueron víctimas de una situación de acoso o abuso, y una joven mendocina utilizó su cuenta de Facebook para hacer eco de una situación atemorizante y grave que vivió.

Durante la jornada del lunes, la usuaria del departamento de MaipúMili Cabrera, contó la historia de los minutos de terror que vivió mientras esperaba el colectivo para poder viajar a Rivadavia. El relato de la chica generó un gran revuelo en las redes sociales, recibiendo mensajes empáticos de otras mujeres.

"Buenas noches! Tengo la oportunidad gracias a Dios de contales lo que me paso hoy en Maipú Mendoza. A la 13:55 mi Papá me deja en la parada sobre la Ruta 60, para tomar el colectivo que se dirige a Rivadavia. Esperando el colectivo, un auto estaba estacionado sobre la misma Ruta, en dirección contraria" comenzó la chica.

"Agarre mi teléfono, y cuando miro nuevamente, ese mismo auto ya lo tenía encima mío, en el, iba un hombre de 42 años aproximadamente, alto, piel morena, ojos oscuros. A penas lo veo recuerdo que es el mismo hombre que entra todos los días a la finca dónde vivo. Desde el auto, me preguntó a dónde iba, yo respondiéndole, le dije que a Rivadavia, él me dice, yo voy a San Martín, pero te llevo, le dije que esperaba el colectivo, ya que no faltaba mucho para que viniera" siguió con su relato Milagros.

A medida que la historia avanzaba, la mendocina daba más detalles de la aterradora situación que vivió: "Así insistió 4 veces más, cuando lo miro, hizo el amague de querer bajarse. Entonces yo acepto y subo, acepto porqué tuve miedo a que su reacción fuera más agresiva. Cuando subo me toca mi pierna izquierda, y comienza a preguntarme si estudiaba y a dónde, si estaba casada, tenía hijos o estaba de novia, a todo esto el ya había puesto por segunda vez su mano en mi pierna".

"Luego yo le pregunto, de que trabaja en la finca, dónde me dice que el no trabaja en ese lugar, pero siempre entra por esa calle para "cortar camino" (cosa que la calle en la que vivo yo, tiene entrada y no salida) imposible. Mi desesperación fue aumentando cada vez más, el miedo, la presión que se siente el saber que no sabes que te pueden hacer".

"Se aproximaba una parada, en donde yo le digo que me baje ya que me sentía con falta aire, y el no paró su auto y siguió el camino hacia Barriales. Ahí se me vinieron a la mente todas esas chicas que pasan por esto, en la que después no la cuentan.
Estas muy nerviosa, me dice. Me vuelve a tocar mi pierna, y yo cada vez me pegaba más a la puerta, tratando de que el no me tocara más. Todo el tiempo le seguí la corriente y mantuve la calma para que el no sospechara de nada, si el sospechaba tenía el temor de que me hiciera daño" siguió la chica con detalles muy específicos de lo que vivió. 

"Cuando se aproxima otra parada, le digo que me baje, me dice ¿segura? bueno dale, te dejo acá, toco mi pierna y me dio un beso en la mejilla. Baje del auto y de la desesperación, no logré tomar fotos de su patente, solo trate de memorizarla.
A los pocos metros se encontraban personas en la parada del colectivo y una de ellas es Daniela Echevarria, fue la que inmediatamente percibió la situación y con otra mujer llamaron a la policía, trataron de calmarme, para que yo pudiera hablarles, y contales lo que me había pasado" contó sobre las personas que lograron darle una mano.

"Hasta que llegó la policía a los pocos minutos que se bajan los policías del móvil, pasa este sujeto por enfrente de nosotros, lo cual Daniela por la descripción que les di a los oficiales, se da cuenta que es el. Los policías salieron atrás de el, y lo pudieron atrapar.
Esto no termina acá, los policías mismos me dijeron, "el volvió, y por vos, se arrepintió de haberte dejado" Así fue como me dijeron..." sumó de todo lo que pasó una vez que llegaron oficiales.

"Este tipo está preso, pero en dos días queda libre si no le encuentran antecedentes y va a volver por mí. Que más tiene que pasar? Que más tienen que hacernos? para que nos crean y que estos tipos así, no tienen que salir a la calle. Ahora como voy a salir a la calle? Como voy hacer para mañana y todos los días salir a estudiar? Gracias a Dios, estoy bien físicamente. Gracias a Dios esto no paso a mayores, gracias a Dios estoy contandola" terminó la chica intentando reflexionar sobre lo que esta vez le sucedió a ella, pero que le ha pasado a miles de mujeres más.

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último