😷 SIGAMOS CUIDÁNDONOS ENTRE TODOS 😀 #DISTANCIAMIENTOSOCIAL

Diversidad en el derecho

Les dicen las “Barbies abogadas” y defienden a asesinos, violadores y traficantes

Se visten igual, siempre con algo rosa, y luchan contra los prejuicios de sus colegas varones y mujeres.

Por Redacción ElNueve.com
27 de septiembre de 2017 | 20:26

El mundo del derecho legal es un lugar difícil pero dos mujeres de Estados Unidos, llamadas las “Barbies abogadas”, están copando este mundo vestidas iguales y usando rosa.

Sara Shulevitz, 40, y Mindy Meyer, 26, de Meyer Kessner and Shulevitz Law Group, son muy conocidas en el ambiente de abogados penalistas de Miami y New York, con su actitud y estilo único.

Aunque sus métodos no son aprobados por todos, los resultados hablan por sí mismos.

“A primera instancia podríamos parecer un poco tontas, pero somos luchadoras, abogadas duras y queremos que el trabajo salga perfecto” cuenta Sara.

“Siempre amé a Barbie, lo extravagante y el glamour y brillo y el jazz, por eso decidí llevar todo eso a la Corte” opina Mindy.

Las dos han representando y defendido a asesinos, violadores y traficantes de droga.

Mindy, que creció en Brooklyn, asegura, que “no aceptamos ningún cliente que no tenga ética o nos pida algo ilegal. Fuera de eso, todos tienen derecho a una defensa según establece la Constitución”.

Sara, proveniente de una familia judía ortodoxa, iba a casarse a los 18 años con un joven arreglado por su familia, pero luego no prosperó, por lo que ingresó a la escuela de abogacía.

Ya estaba ejerciendo cuando ´Legalmente rubia’ se estrenó y creo que me copiaron mi currículum rosado” cuenta “solía tener tarjetas rosadas y perfumadas y a mis clientes les encantaba”.

Pero mantenerse en el mundo de la abogacía no le fue fácil, la juventud y su condición de mujer le hicieron difícil el comienzo.

Sara recuerda particularmente un caso de un cliente que enfrentaba 15 años de cárcel y fue absuelto en 5 minutos. Uno de sus colegas hombres se le acercó y le preguntó “Con quién te acostaste del jurado para tener ese fallo?”.

“Fue muy doloroso porque trabajé muy duro y nadie le diría eso a un abogado hombre” opina Sara.

Mindy, también se crió en Brooklyn, está casada y tiene una niña pequeña, pero nunca quiso un futuro como las demás judías ortodoxas.

“Siempre sentí fascinación con lo criminal y la política y siempre supe que no iba a estar en la cocina todo el día”.

“Siento que conozco a Sara de toda la vida. A este punto no podemos estar una sin la otra”.

Además de la pasión por el derecho, las dos comparten el amor por lo rosado, la misma pasión por la alta costura, y aman a J. Crew, Chanel, Oscar de la Renta y Christian Louboutin.

Aseguran que sus looks representan el “nuevo feminismo” y no necesitan verse ni actuar como hombres.

Pero su decisión de llevar el glamour a la Corte genera a veces señales ambiguas.

Stacy Glick, jueza de Florida, piensa que “A veces pienso que algunos abogados defensores no las toman en serio porque, no nos olvidemos, hay gente que enfrenta una potencial cadena perpetua”.

“Pero por otro lado, ser una persona tan positiva, optimista, y no atacar automáticamente al fiscal, a veces puede ser un buen acercamiento y puede traer buenos resultados a tu cliente”.

“Creo que muchos jueces no las quieren porque no las toman en serio. Son opiniones disímiles”.

¿Vos que pensás?

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último