😷 ¡CUIDATE! #QUEDATEENCASA🏠

Vendimia 2018

¿Cuál es el origen de la Bendición de los Frutos?

El acto se realizó por primera vez en 1938, años después de la primera Fiesta y desde entonces se fueron incorporando símbolos y rituales. Conocé el origen de cada uno en la nota.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
25 de febrero de 2018 | 21:32

Considerado un rito ancestral, la Bendición de los Frutos es la celebración inaugura oficialmente los actos centrales de Vendimia en Mendoza, en el que se agradece a Dios por la cosecha y se entrega el vino nuevo bajo la evocación de la patrona de los viñedos, la Virgen de la Carrodilla.

Esta es una ceremonia cargada de emoción en el que se ofrenda y bendice los frutos obtenidos de la tierra y gracias al trabajo del hombre, se cosechan. Proviene de la tradición bíblica, iniciada por Moisés y trasladada a las fiestas en honor a Pentecostés.

Aunque en la provincia esta ceremonia tiene su origen entre los campesinos, quienes después de levantar la cosecha se la entregaban a sus santos para que las bendijeran, además de agradecerles la buena cosecha.

En los orígenes de la vitivinicultura mendocina los parrales se ubicaban cerca de las capillas, el motivo principal era tener los frutos cerca para transformarlos en vino y con él oficiar la misa.

La primera vez que se realizó este acto en Mendoza fue el 2 de abril de 1938, cuando el Monseñor José Verdaguer llevó a cabo el rito al bendecir una paila colmada de frutos en la Rotonda de los Caballitos de Marly, en el Parque General San Martín.

Esta primera Bendición de los Frutos se dio en el marco de la tercera edición de la Fiesta de la Vendimia. Desde aquel entonces la Virgen de la Carrodilla es cargada por la multitud y alabada a cada paso para pedirle por la siembra y una buena cosecha.

La ceremonia, que comenzó como una “bendición de la cosecha”, se transformó en el acto inaugural más importante de la agenda vendimial, no sólo por su contenido litúrgico y religioso, sino también por su toque artístico.

Fue a partir de 1946, cuando la Bendición de los Frutos comenzó a desarrollarse en el Prado Gaucho del Parque General San Martín, pero a partir de los festejos de los 70 años de Vendimia (año 2006), la ceremonia se trasladó al interior de la provincia, aunque volvió al Prado Gaucho en el 2012.

Rivadavia abre Vendimia con la Bendición de los Frutos: ¿Cómo será la celebración?

Golpe de reja 

Un año después de la primera bendición, en 1939, se instituyó el golpe de reja. Fue el entonces gobernador Rodolfo Corominas Segura el encargado de inaugurar esta tradición al dar 3 golpes al arado, parte del acto que representa un homenaje al vendimiador.

Este es un marco rústico, hecho con la madera de un arado, que sostiene una reja. Dicha herramienta simboliza al hombre que labra la tierra, eje de toda la celebración. Su golpe representa la llamada que se hace en el campo para dar inicio al descanso del mediodía y al caer el sol.

Con tres golpes en la reja del arado y en nombre de todos los mendocinos, el gobernador de la provincia anuncia un nuevo año de Vendimia e invita al descanso, a los festejos y a la degustación del vino nuevo.

Brindis del Vino Nuevo

Luego, la música de vasijas y toneles, trae el brindis inicial. Ésta es la fundación de la amistad, el encuentro con el sabor y el color del vino nuevo.

Es es este momento en el que los mendocinos se sienten orgullosos de su tierra y de ser argentinos.

Virgen de la Carrodilla

La imagen de la Virgen de la Carrodilla llegó a tierra cuyanas desde Aragón en 1911, trayendo entre sus manos granos de uva. Fue don Antonio Solanilla, imigrante arafonés que fue amigo del General Don José de San Martín, quien la ubicó en una gruta construida en su casona de Luján de Cuyo.

Posteriormente, se construyó la iglesia que hoy la alberga en la Parroquia de la Carrodilla, ubicada en San Martín s/n de Luján de Cuyo donde miles de fieles se acercan a pedir y dar sus plegarias.

En febrero de 1938, a través del decreto N° 54 del gobierno de Guillermo Cano, se la declaró Patrona Celestial de los Viñedos, bajo el título de La Carrodilla.

Desde entonces protege el laborioso espíritu de esta provincia, sus siembras, sus frutos. Nuestra “patrona de los viñedos” nos ilumina con su amor. Las cosechas despliegan su canto de amor. Desde los surcos, las laboriosas manos van recolectando nuevos días de vida nueva, en el abrazo con la Tierra.

A partir de 2007, la imagen de la Virgen realiza su peregrinación por cada punto de la provincia para ser venerada por sus fieles transformándose en uno de los momentos más emocionantes e importantes de la ceremonia vendimial.

 

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último