😷 SIGAMOS CUIDÁNDONOS ENTRE TODOS 😀 #DISTANCIAMIENTOSOCIAL

Movilización

A 11 años, marcharon por la aparición con vida de Julio López

El albañil salió de su casa el 18 de septiembre de 2006 para declarar en la causa judicial contra Etchecolatz y nunca volvió.

Por Redacción ElNueve.com
19 de septiembre de 2017 | 10:35

Este lunes, familiares, organizaciones políticas y de derechos humanos marcharon en La Plata a 11 años de la desaparición de Jorge López bajo la consigna “Aparición con vida de Jorge Julio López, ¿Dónde está Santiago Maldonado?”. Además, hubo movilización en la ciudad de Buenos Aires.

En La Plata la marcha fue encabezada por el hijo de López, Rubén, quien consideró: "es una paradoja, pero gracias a que mi viejo desapareció se empezaron a cuidar a los demás testigos". La columna se concentró en la Plaza Moreno y desde allí se dirigieron a los tribunales Federales de La Plata para reclamar por la aparición del albañil.

"Estamos pidiendo por ambos, acá no hay uno más desaparecido que el otro, son dos contextos distintos, dos gobiernos diferentes, diferentes modos de actuar. Estamos en esta doble situación, y estoy con la fortaleza que me dejó mi viejo y con los compañeros de lucha", declaró el hijo de López a Télam en el reclamo de aparición con vida de su papá y de Maldonado.

"Nosotros siempre estuvimos contenidos hasta diciembre del 2015 por el gobierno nacional y provincial. En el caso de Santiago, sus familiares están esperando que los llamen desde el Gobierno y los apoyen, pero no con algo actuado, fingido, pedimos que sean sensibles y que acompañen a las familias", enfatizó López a ese medio.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, los referentes del Frente de Izquierda Myriam Bregman y Nicolás del Caño participaron de una movilización que partió del Congreso Nacional a la Plaza de Mayo, convocada por las organizaciones que integran el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.



Desde la marcha, Bregman, quien fuera una de las abogadas de López y de la querella de Justicia Ya! en la causa contra el genocida Miguel Etchecolatz, dijo que "cuando desapareció Julio y vimos cuál era el accionar de las instituciones del Estado, cómo actuaban la Justicia y las fuerzas de seguridad, sus abogadas ya denunciábamos que la impunidad solo genera más impunidad".

Más sobre la desaparición de López

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006, cuando se esperaba que se dirigiera a la sede municipal para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata seguía al represor Miguel Etchecolatz por delitos de lesa humanidad.

El hombre había sido secuestrado en 1977 y estuvo detenido hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención, y al brindar testimonio detallado en el juicio, había sido muy claro al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

López, albañil y militante peronista, había realizado durante el juicio varios reconocimientos oculares en los centros donde estuvo detenido, como la comisaría quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió identificar fehacientemente sus lugares de cautiverio, aún cuando algunos de ellos habían sufrido remodelaciones.


Aquella mañana del 18 de septiembre de 2006, sobrevivientes de la última dictadura esperaron por horas que el hombre se presentara a presenciar los alegatos, pero López nunca llegó y hasta hoy se ignora dónde está.

Tras la alarma de familiares y organismos de derechos humanos por el paradero de López, el entonces ministro del Interior, Aníbal Fernández, aseguró que el Gobierno nacional no descartaba "ninguna hipótesis" sobre la desaparición de Julio López, y la administración bonaerense, encabezada por Felipe Solá, impuso una recompensa de 200.000 pesos para conocer datos sobre su paradero.

Además, a la búsqueda que lideró el ministerio de Seguridad provincial a cargo entonces de León Arslanian, se sumó la distribución de la foto del albañil desaparecido en todos los medios de transporte público y privado, en comercios, estaciones de servicio, en los vehículos oficiales de la provincia y los municipios y en las escuelas.

Ya desde los primeros días y ante la ausencia de noticias sobre el testigo, se sucedieron las marchas en La Plata y en diferentes puntos del país reclamando por su aparición.

Varias fueron las pistas surgidas durante los primeros días que finalmente no condujeron a ningún resultado; una de ellas fue el cuerpo calcinado hallado en la noche del 20 de septiembre en la localidad de Punta Lara, municipio de Ensenada, que finalmente pertenecía a un hombre de entre 30 y 50 años.

Si bien en un primer momento se especuló con la posibilidad de que López se hubiera perdido por un shock emocional, con el correr de los días la hipótesis del secuestro fue cobrando fuerza.

Una semana después de la desaparición de López, el gobernador Solá atribuyó el posible secuestro a su condición de "testigo fundamental" en el juicio contra el ex director de Investigaciones de la Policía Bonaerense y para "intimidar a futuros testigos o impedir su participación en otros juicios" a represores de la última dictadura.

Fuente: Télam

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último