Nutrición y salud

Vegetarianismo y obesidad: los mitos sobre este tipo de alimentación

Se puede ser vegetariano y no estar sano, por falta de control en déficits de determinadas vitaminas o alimentos. Se puede no consumir carne, y aumentar de peso, o no bajar por salud. ¿Qué errores comunes vinculan a este tipo de consumo y y la obesidad? Enterate de todo en esta nota

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
11 de noviembre de 2022 | 16:27

"Yo me voy a hacer vegetariano/a, así como sano y a su vez bajo todos los kilos de más", disparan como frase muchas personas aludiendo al mito que supondría que quien es vegetariano/a no tendría problemas de peso, obesidad o carencia de vitaminas, minerales u otro tipo de alimentos. Nada más alejado de la realidad. Y es que desde ese tipo de falsas creencias se sostienen los errores más groseros y comunes.  

Según contó el doctor Jorge Pujol “en general hay un mito respecto a la obesidad y vegetarianismo. Muchos consideran que, si se hacen vegetarianos, van adelgazar por el simple hecho de no comer carne, por ejemplo, y esto no es así”.

- ¿Qué mitos hay que desterrar en este sentido?

Por empezar el ser humano es omnívoro. Tenemos un cuerpo que está preparado para comer de todo: vegetales, carnes, proteínas etc.

Sin embargo, cuando comenzamos con restricciones, podemos terminar con anemias perniciosas, que es una enfermedad que se descubrió a partir del déficit de la carne. Es decir, el ser humano tiene en su estómago una proteína llamada factor intrínseco que espera cuando la persona consume carne (factor extrínseco), ese encuentro genera que al unirse ambos factores eso permite que, a nivel intestinal, podamos absorber la famosa vitamina B12.

- ¿Cómo compensa el que no come carne ese factor?

Si se toma la decisión de no comer carne, tenemos que entender que vamos a tener que tomar un suplemento de este factor. Y sobre todo estar muy atentos a los que se dicen vegetarianos pero que en realidad tienen un trastorno de conducta alimentaria. Esto lo vemos en pacientes que son obesos que dicen “voy a dejar de comer carne para adelgazar”, pero llevan esto a una rigidez extrema al punto de la obsesión, y los procesos obsesivos en nutrición son peligrosos. Muchas mujeres se hacen vegetarianas en pos de bajar de peso, y no por ideología, dejando de lado cada vez más grupos alimentarios y eso decanta en procesos de anorexia. Además, por ser vegetariana no implica que no debamos cuidar los alimentos que consumimos.

- ¿En qué sentido?

La obesidad es el producto de consumir almidones en exceso. Es decir, el cuerpo necesita hidratos de carbono, proteínas y grasa en porcentajes que son muy pequeños, pero si uno come un poco de todo anda bien. El tema pasa por el almidón en exceso que consumimos ya que el cuerpo lo toma, lo guarda en forma de grasa y lo deposita ya que es algo preciado para el organismo. Sin embargo, los vegetarianos comen muchas más harinas que los que no lo son, al irse hacia el consumo de hidratos de carbono con almidones, generando un contrasentido ya que terminan engordando si no se informan bien acerca de los alimentos adecuados.

Sin ir más lejos los alimentos para celíacos engordan tanto o más que los alimentos que no son para celíacos. Se cree comer más sano, pero la harina de maíz tiene calorías (entre otros alimentos más).

Acá lo importante es simplificarse y no ser extremo. Ser vegetariano no implica tener una dieta que es “mala” pero sí que deba suplementarse de manera adecuada, y sobre hacer controles de análisis para no entrar en procesos de anemia sin saberlo.

También entender que ser vegetariano no implica que no se puede subir de peso. Ante todo, control que es lo importante y equilibrio.

El profesional dialogó con Cada día, mirá la nota.

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último