Tener amigos es más sano que llevar una vida saludable

El Dr. Tartaglione explica, en el marco del día de la amistad, cómo el contacto con otros nos puede evitar grandes problemas de salud

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
21 de julio de 2021 | 11:14

Este martes fue el día de la amistad y hay miles de frases hechas sobre el tema, pero el Dr. Tartaglione se encargó de explicar de manera ciéntifica cuánto se beneficia una persona con amigos y cómo la soledad atenta contra nuestra salud.

"No tener amigos es como fumar 15 cigarrillos por día" dijo el médico y dejó a todos atónitos y con la polémica instalada de si los "amigos de las redes" son amigos de verdad siguió explicando el vínculo que todo esto tiene con nuestra salud.

Es jodida la soledad. Hay que estar muy bien uno mismo para bancársela. Y así y todo...pesa. 

Tal vez vos estás en tu casa y decís "no tengo amigos". Seguramente alguien hay. Mirá bien. Y si nó, buscalo, pero tenés que salir de casa. Un club, un curso de algo, la iglesia, el templo o ir a darle de comer a los perros de la plaza. Hay actividades que agrupan, que conectan y eso es un montón. 

Entran en juego hasta cuestiones químicas cuando nos encontramos con amigos. “La oxitocina, u hormona de los afectos, es la que pone en juego los mecanismos del parto y la lactancia. Esta conducta propia de los mamíferos requiere de un vínculo persistente que no se da en otros vertebrados, de allí que aparezcan conductas altruistas particulares. Y la oxitocina cumple un rol fundamental. Cada vez que una madre ve a su hijo segrega oxitocina y esto va dejando trazas neurales imborrables que tornan a ese circuito especial. Esta hormona entra en juego en todas aquellas condiciones en las cuales se establecen vínculos entre dos personas, como el enamoramiento. La oxitocina modula las respuestas sociales y estaría involucrada en complejos circuitos, que incluyen al lóbulo frontal, indispensables para la conducta social”, explica el doctor Marcelo Cetkovich-Bakmas, jefe del Departamento Psiquiátrico del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO).

Podría decirse que los amigos funcionan como analgésico, ya que la percepción del dolor disminuye con una grata y querida compañía. A su lado, uno se distiende, relaja las antenas y sensores que alertan para no sufrir algún traspié. Por algo los especialistas en medicina del estrés aconsejan encontrarse con amigos una vez por semana.

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último