Psicología

"Me quiero separar y no lo hago por mis hijos": ¿es sano?

Qué tenés que tener en cuenta si estás viviendo esta situación. ¿Es posible proteger del dolor a los hijos?

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
16 de septiembre de 2022 | 21:06

(Por Eva Rodríguez)

Son muchos los pacientes que consultan porque tienen deseos de separarse, o uno de los miembros de la pareja quiere separase, pero no lo hacen porque hay hijos de por medio.

La idea que estas parejas tienen en mente es que el hecho de separarse va a afectar, lastimar o perjudicar a los niños de alguna manera. Y como lo último que todos los padres y madres queremos es dañar a nuestros hijos, entonces no se separan.

Vamos a ir desarmando este mito parte por parte.

*Primero que nada, expongamos algo fuerte de procesar, pero realista. Es imposible que tus hijos NO SUFRAN. En un punto u otro de la vida algún dolor les va a tocar. Alguna pérdida van a atravesar, alguna desilusión van a tener. Y eso no está mal. Lejos de estar mal, de hecho está bien. Esos dolores y como los sobrellevamos también son parte de nuestro crecimiento y maduración como personas. Aún desde pequeños. Salir del útero materno es una primera pérdida, dejar de tomar el pecho, dejar los pañales.

Desde muy temprana edad atravesamos pérdidas y las superamos.

Ahora, una cosa es el dolor por la separación de la pareja de mis padres y otra muy distinta es salir dañado psicológicamente por la separación de mis padres. Pero eso depende de nosotros, los adultos a cargo de esos niños y con cuánta madurez enfrentamos la realidad que nos toca vivir.

*Luego, por otro lado, tenemos el presunto tema de que “no me separo porque quiero cuidar a mis hijos”. Pensémoslo de la siguiente manera, tus hijos te ven y ven todo. Tu lenguaje no verbal, tus gestos, tu tono emocional. Entienden TODO. Saben intuitivamente que no estás feliz. Entones, debemos pensar en qué preferimos: que nuestros hijos vivan en una familia rota, donde hay personas infelices pero que conviven bajo el mismo techo, o una familia de gente feliz aunque convivan en techos diferentes? Porque tal vez creemos que los estamos cuidando con la proximidad física, pero la realidad es que no les estamos haciendo un favor emocionalmente hablando. La pregunta que debe guiarte es: ¿los estás cuidando emocionalmente?

*Adentrándonos un poco más en el tema surge una certeza: al no separarte, si es lo que realmente deseas, también estás perjudicando su futuro. Porque recordá que los niños aprenden por lo que les moldeamos, aprenden de nuestras conductas. Y lo que queremos es que nuestros hijos o hijas sean personas llenas de poder interior, que se cuidan y tienen muy presentes sus emociones y toman acciones inteligentes emocionalmente.

Preguntémonos entonces seriamente sobre el ejemplo que le damos a nuestros hijos. ¿Consideras que con las acciones que hoy tenés estás dando un buen ejemplo de salud emocional?

Para finalizar es importante recordar que nadie puede decirnos qué decisión tomar, que camino elegir. Esa decisión es tu tuya y es tu responsabilidad. Pero tengamos muy en cuenta que no hace falta que nos quedemos atrapados en ningún “paradigma social sobre las parejas separadas o las familias desmembradas”.

Tus hijos estarán felices, si sus padres están felices.

 

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último