¡CUIDATE! 😷 ↔️ 😷

#DiegoMaradona

Maradona solidario: el gran gesto con la familia del Búfalo Funes

El máximo ídolo futbolístico de la Argentina también dejó su huella: entabló una amistad con Juan Gilberto “El Búfalo” Funes y fue quien más acompañó a la familia tras el fallecimiento del delantero

26 de noviembre de 2020 | 18:04

Diego Maradona tuvo un costado solidario. La familia del Búfalo Funes recordó como acompañó a la familia tras la muerte del delantero.

Maradona y Funes se conocieron en la selección Argentina y luego mantuvieron el vínculo a lo largo del tiempo; hasta el 11 de enero de 1992, cuando el delantero que le dio una Copa Libertadores a River Plate perdió la vida, a causa de una endocarditis protésica.

El hijo del “Búfalo”, Juan Pablo Funes Bianchi, trajo el recuerdo de aquellos momentos: en la sesión de la Cámara de Diputados de este miércoles, lo homenajeó con anécdotas que resaltan el valor que Diego Armando le daba a la amistad.

El diputado provincial recordó que, previo a la muerte del Búfalo, la familia debía afrontar muchos gastos en internación y remedios en el Hospital Favaloro, por lo que se acumuló una importante deuda.

Cuando Funes murió, desde el centro de salud les dijeron que para retirar el cuerpo y traerlo a San Luis para su sepelio debían saldar la deuda.

“Diego Maradona y Oscar Ruggeri fueron hasta un banco o no sé a buscar los cheques para abonar lo adeudado. Cuenta la anécdota que Diego entró a las patadas porque no podía creer que no le entregaran el cuerpo; les tiró un cheque en blanco y gracias a eso pudimos destrabar el primer problema que teníamos”, detalló Funes Bianchi.

No fue la única ayuda: para que pudieran venir al velatorio futbolistas amigos del Búfalo “Maradona puso todos los colectivos que fueran necesarios; más de 60 mil personas despidieron a mi papá”, agregó el legislador, que en ese momento tenía tres años.

Además de estar siempre cerca de la familia en aquellos duros momentos, Diego también tuvo un regalo especial para el hijo de su amigo.

“En los últimos días de vida de mi papá, en un momento estaba en coma y se despertó. En ese momento, estaba Diego. Juan Gilberto Funes había estado soñando con una Ferrari roja, Diego le prometió que cuando saliera de ese estado en el que estaba, la iban a buscar juntos. Diego vino a San Luis, su amigo se había ido, pero quedaba su hijo. Abrió una juguetería en la madrugada y cumplió con lo que le había dicho a su amigo: compró una Ferrari de juguete y me la regaló, cuando me acababan de decir que no iba a ver nunca más a mi papá”, rememoró el hijo del Búfalo.

Pero la ayuda de Diego a la familia Funes no terminó ahí: en abril 1992, todavía suspendido para la práctica deportiva por un caso de doping, Maradona organizó un partido para recaudar fondos que enviaría a la viuda de su amigo.

Pese a que la FIFA intentó suspender el juego, y amenazó a los futbolistas que participaran que iban a recibir sanciones, Maradona y los organizadores modificaron el reglamento del partido y lo hicieron igual, en la cancha de Vélez (uno de los clubes por los que pasó Funes).

“Desafió a la FIFA y le organizó un partido homenaje a mi papá”, reveló con orgullo Juan Pablo.

Maradona, en su libro “Yo soy el Diego”, tuvo una dedicatoria especial para el Búfalo y hasta le dedicó un párrafo: “Hoy podría agregar al Búfalo en la lista de mis grandes amigos, de los más íntimos, aunque recién hablamos y nos sentimos juntos en serio, con profundidad, en los últimos quince minutos de su vida, él estaba internado, con el corazón roto, pobre, con el corazón partido. Ver a ese oso bueno, a ese hombre enorme postrado en la cama, era una imagen tremenda, muy dolorosa. Con Claudia seguíamos la cosa bien de cerca. Y el último día, por esas cosas del destino, por esas cosas que el Barba tiene reservadas para mí, yo estaba ahí, justo ahí, al lado de la cama. Y se murió, ahí, nomás. Casi en mis brazos”. “Fue un amigo de verdad. Es un día muy triste para nosotros, para San Luis, que lo pudo ver esa vez y nunca le pudimos dar la revancha. La última vez que lo vi le dije que tenía que venir a San Luis para tener la revancha, que viniera a sonreír y no a llorar. Ojalá descanse en la paz que tanto le costó tener. Ojalá le dé ese abrazo que tenía ganas de darle al Búfalo y en ese abrazo estemos todos nosotros agradeciéndole por tanto fútbol”, cerró su homenaje Juan Pablo.

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último