La guerra del tomate: Betular contra los agroquímicos

¿Cuántas veces escuchaste la frase "este tomate no tiene gusto a nada"? Varias, no? Bueno, Betular explica por qué pasa esto y qué responsabilidad tienen los agroquímicos. Desde estas empresas, le contestaron

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
20 de septiembre de 2021 | 10:24

Bajo la consigna #TomateChallenge, Greenpeace convocó a Damián Betular para que explique las bondades de la agroecología y las desventajas de los agroquímicos. Para prueba, un tomate.

 Mucha de las verduras y las frutas que consumimos son perfectamente lindas. Instagrameables. Pero, ¿esto es bueno para la salud? Según Greenpeace y Betular, estos productos pasaron por hervicidas y otros procesos que los dejan hermosos y nos dan la posibilidad de consumirlos todo el año, pero a costa de olvidarnos de su sabor.

Atrás quedó la época en que, con la nona a la cabeza, se hacía salsa y se envasa tomates para comer durante el invierno. Ahora vas hasta la verdulería que tenés más cerca y tenés tomates todo el año. ¿Por qué? Agroquímicos.

La solución, según Greenpeace es la agroecología. ¿Qué es? Betular te explica:

 A los que no les cayó bien esta movida es, claramente a los directores de empresas de agroquímicos. Antonio Aracre es el Director General de una reconocida marca de productos fitosanitarios y le respondió a Betular.

 Por otro lado, Mariela Pletsch es Coordinadora región NEA en la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) y Profesora adjunta Cátedra Horticultura en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y también salió a responder sobre los elementos que definen el sabor del tomate.

“Escuchamos muchas veces que la aplicación de fitosanitarios modifica el sabor y consistencia del tomate, pero esto no es cierto". Según Pletsch, el sabor del tomate depende de cinco factores. El principal es el tiempo de maduración en la planta. Es decir, cuanto más madura el tomate en la planta, más azúcares y sabor concentra. Luego le siguen la variedad o híbrido y la cantidad de exposición al sol, por ejemplo, un tomate producido en invernadero y uno producido a campo, son distintos entre sí. Los últimos dos elementos que determinan el sabor son: la fertilidad del suelo y una buena polinización del cultivo.

"En lo que respecta a la consistencia interior, para que el tomate sea carnoso, tiene que estar bien polinizado. Además, cuanto mejor fertilización y riego, más carnoso será. Esto también puede cambiar según el tipo tomate", asegura la ingeniera agrónomo.

La profesional describe que el tomate puede ser producido de manera convencional, orgánica y la agroecológica. "En todas se usan productos fitosanitarios, que son sustancias que protegen a los tomates de enfermedades y plagas, permiten producirlos a gran escala. La producción comercial  del tomate puede ser a campo o en invernadero; y es prácticamente inviable sin fitosanitarios ni fertilizantes. Solo es posible a escala pequeña, a nivel familiar, porque no alcanza los rendimientos potenciales del cultivo”, indica Mariela Pletsch.

"La sanidad y seguridad de los alimentos se determina por las prácticas con las que se trabaja y no por el tipo de producción utilizado. Elegí el tomate que más te guste, pero que siempre sea con buenas prácticas agrícolas. Producir responsablemente genera alimentos sanos y ricos”, concluye la ingeniera agrónoma.

 Y vos, ¿en qué tomate confiás en el agroecológico de Betular o en el ayudado por fitosanitarios? 

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último