¡La familia es lo primero!

Encontró un cajero “mágico” y se gastó más de 1 millón en viajes y fiestas

Lo descubrieron porque él mismo llamó al banco y contó lo que hacía. Le dieron una condena mínima.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
17 de diciembre de 2018 | 20:50

Un barman se convirtió en millonario cuando descubrió cómo hackear un cajero automático que le dio acceso a millones, y dice que no se arrepiente de nada de lo que hizo a pesar de que tuvo que ir a la cárcel.

Dan Saunders tenía 29 años cuando gastó $ 1.6 millones de dólares en bebidas alcohólicas, viajes a islas privadas y lujosas compras.

Este bartman australiano se topó con una falla técnica en el sistema de cajeros automáticos del National Australia Bank en febrero de 2011 y tenía acceso a dinero gratis cuando y donde quisiera.

El cajero automático le permitió acceder hasta $ 999,999.99 todos los días y, finalmente, Saunders retiró $ 1.6 millones durante cuatro meses y medio.

“Para mí, nunca fue por el dinero. Se trataba de experiencias y de lo que podía hacer con esta tarjeta mágica de cajeros automáticos”, explicó Saunders.

"También quería que mis amigos pudieran experimentar esta vida, así que les pregunté cuáles eran sus sueños y los hice realidad. Supongo que se podría decir que mi sueño era ver a las personas pasar un buen rato y vivir sus fantasías".

Durante los meses en los que fue millonario, Saunders compró ropa de diseñador y le regaló a sus amigos y familiares lo que quisieron.

Saunders también se entregó a prostitutas de clase alta, hoteles de cinco estrellas, limusinas y aviones privados.

Durante abril de 2011, llevó a dos “acompañantes” en helicóptero a las Montañas Azules para quedarse en el Emirates Resort, que costaba $2.000 por noche. "Fui a montar a caballo con dos acompañantes, por el amor de Dios", dijo Saunders.

En el libertinaje Saunders se llevó $80,000 en una bolsa de lavandería del Hotel Hilton y gastó $90,000 para volar a una isla asiática aislada para pasar un fin de semana con amigos, entre otros viajes y cenas caras, incluida una noche de $8000 en el Rockpool de Sydney.

En junio de 2011, Saunders se entregó después de preguntarse si se había convertido en un criminal internacional. Llamó al banco y le dijeron que el asunto estaba bajo investigación policial.

Saunders admitió que había pensado en transferir millones de dólares al extranjero y desaparecer pero no siguió con el plan porque habría tenido que dejar atrás a sus amigos y familiares.

Tres años y medio después de que detuviera las transferencias, todavía no había recibido ninguna consecuencia por sus acciones hasta que lo juzgaron y tuvo que pasar 1 año tras las rejas en el 2015 y tuvo que pagar una multa de 250.000 dólares. Tras ese año, pasó 18 meses realizando servicios comunitarios.

Pero Saunders, quien ahora ha regresado a su trabajo de $22 por hora, dice que no se arrepiente.

"Claro, a veces la vida puede parecer un poco mundana y aburrida después de lo que experimenté, pero está bien", dijo."No todo en la vida tiene que ser totalmente estimulante, y hay mucha alegría en la vida normal y ordinaria".

 

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último