😷 SIGAMOS CUIDÁNDONOS ENTRE TODOS 😀 #DISTANCIAMIENTOSOCIAL

Macabro

Encontraron la cabeza de Kim Wall, la periodista sueca asesinada a bordo de un submarino

Buzos de la Marina danesa encontraron una bolsa con la ropa y un cuchillo, y otra con la cabeza y las piernas.

7 de octubre de 2017 | 14:07

La policía danesa informó este sábado que halló en la bahía de Køge (al sur de Copenhague) la cabeza y piernas de la periodista sueca Kim Wall, quién desapareció hace dos meses cuando entrevistaba en su submarino al inventor danés Peter Madsen.

Según la información brindada, los buzos de la Marina encontraron el viernes dos bolsas, una con la ropa de Wall y un cuchillo, y otra con la cabeza y las piernas, ambas con trozos de metal en su interior.

La periodista desapareció a mediados de agosto, y dos semanas después el torso de Wall apareció flotando en el mar Báltico. Kim había sido vista por última vez a bordo del Nautilus, el submarino de fabricación casera inventado por Madsen, que ahora cumple prisión preventiva bajo los cargos de homicidio y trato indecente con cadáver.

Tras ser arrestado confesó que Wall habría muerto en un accidente cuando una compuerta de 70 kilos de peso le cayó en la cabeza. Envuelto en pánico, el hombre dijo haber tirado el cuerpo al agua pero insistía en que estaba completo en ese momento.

Pero los fiscales cuestionan esta teoría y creen que Madsen la decapitó antes de lanzarla al agua, y que provocó el hundimiento de su submarino.

En una nueva revelación el pasado martes, el fiscal Jakob Buch-Jepsen dijo a la corte que un disco duro hallado en el taller de Madsen contenía numerosos videos fetiche en el que mujeres reales eran torturadas, quemadas y decapitadas.

"Ese disco duro no me pertenece", insistió Madsen, argumentando que muchas personas tenían acceso al taller. "Incluso teníamos a un pasante viviendo ahí", agregó.

La teoría de la fiscalía es que Madsen mató a Wall como parte de una fantasía sexual, y que luego desmembró y mutiló su cuerpo antes de arrojarlo fuera de borda.

La autopsia final sobre el torso no pudo determinar la causa de la muerte, pero sí probó que había numerosas mutilaciones en los genitales de Wall.

La talentosa periodista trabajaba en forma freelance con base en Nueva York y Beijing, y había publicado artículos en periódicos como The Guardian y The New York Times, entre otros.

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Lo Último