Programación

El secreto mejor guardado: ¿Cómo se resguarda la identidad de los famosos en "Quién es la máscara"?

Celulares confiscados, contratos de confidencialidad, buzos con la leyenda "No me hables" y caras tapadas son algunos de los elementos que se usan para preservar la sorpresa.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
14 de septiembre de 2022 | 12:12

El formato surcoreano del programa ¿Quién es la máscara? estrenó por primera vez en la televisión argentina este lunes. A medida que avanzan los programas y la conductora, Natalia Oreiro, va contando detalles de cómo se ha ido trabajando con las celebridades para que nada se filtre, el nivel de producción asombra.

Antes del estreno, Oreiro ya había anticipado que existía una metodología para que ninguno de los 24 nombres de los famosos que participan debajo de las máscaras se filtre“Yo no lo sé, ni los investigadores, ni la mayoría del equipo: solo cuatro o cinco de la producción lo saben. Es toda una logística súper divertida para trasladarlos porque los va a buscar una persona que tiene un contrato de confidencialidad, y ya desde ahí se tiene que poner la máscara”, detalló hace un par de semanas la uruguaya en una entrevista con un programa de Ciudad de Buenos Aires. Y detalló cómo se trabaja: “Lo llevan a otro lugar, se sube a otro lado y luego llegan acá con la máscara, con un buzo que dice: ´No hables conmigo´, lo meten en un lugar y lo dejan ahí".

Todo empieza cuando un vehículo contratado por la producción del canal de las pelotas, pasa a buscar a la celebridad por su casa. Ya sube a ese auto o camioneta con un pasamontañas o máscara para que no se le vea  la cara y con un buzo que tiene inscripta la siguiente frase: "No me hables". Obviamente, esta persona está siempre acompañada por alguien del equipo de producción que sí sabe de quién se trata pero que como ha firmado un contrato de confidencialidad. Una vez que llegan al canal acompañan al "personaje" a su camarín y allí lo dejan. Sin contacto con nadie más que con la persona que sí sabe quién es pero no lo puede decir.

Tanto los miembros de la producción como el famoso, y el público presente, firman un acuerdo donde se comprometen a resguardar la identidad del participante, en caso de conocerla. 

Es tanto el cuidado y resguardo que, el equipo que participa de las grabaciones se reduce a su máxima expresión. Solo los indispensables de producción, técnica y tribuna. De hecho, quienes ingresan al estudio lo hacen sin sus celulares, solo se los entregan a la hora de la votación por unos minutos y luego deben devolverlos en poder de la producción. 

Cabe destacar que el público presente, no sabe quién es el famoso eliminado. ¿Cómo logran eso?, simplemente esa parte se graba sin público. Cuando el estudio queda vacío, se graba la parte en la que Oreiro devela la identidad del famoso eliminado.  Luego, con un trabajo de edición, se insertan las caras de sorpresa y emoción del público que ya fueron grabadas con anterioridad.

Todos los que estén en el estudio durante las horas que dure la grabación llevan una pulsera que los identifica como habilitados para estar ahí, como otra medida más que refuerza la logística de que solo estén los autorizados durante la filmación.

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último