Psicología

El duelo crónico: ¿Hay un tiempo para duelar?

Muchas veces para ayudarnos a sobrepasar un momento duro ante la pérdida, existe una imposición inconsciente, de parte de los demás, para que superemos la sensación de tristeza profunda. Sin embargo, el reloj interno, es de cada quien.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
11 de mayo de 2022 | 19:21

“No podés seguir así, tenés que salir adelante…”, “Ya han pasado años… ¿Cómo que no podés superar esta pérdida? “Lo mejor que podés hacer es salir” …Hay tantos consejos “bien intencionados” que se codean con la presión y el daño hacia la persona que sufre, que entender, antes que nada, el tiempo interno de cada uno, resulta vital para no caer en reduccionismos ni generalizaciones.

Como explica el tanatólogo Javier Lamagrande “la muerte sigue siendo un tema tabú, nos guste o no. Además, muchos se preguntan acerca del tiempo para superar una pérdida, cuando en realidad hay que entender que se supera, en el tiempo de cada uno”.

- ¿Cómo deberíamos pensarlo?

Hay que dar vuelta el paradigma y preguntarse si ‘no lo puedo superar, o no puedo hacerlo como los otros esperan que lo haga’. Porque socialmente sufrimos una presión de los amigos, la familia, el ambiente de trabajo, entre otros que nos incita al ‘dale ponete bien’, ‘ya ha pasado mucho tiempo’, y en realidad es el otro el que tiene que manejar su ansiedad, respecto a cómo el doliente quiere pasar su proceso de duelo.

Mucho más ahora que no sólo duelamos a personas que ya no están, sino que duelamos procesos económicos, carencias, etc.

- ¿Y si se transforma en algo crónico?

En cada duelo necesito un tiempo de recuperación que dependerá de los mecanismos de afrontamiento, de mi fe, de las experiencias previas y de que el entorno me dé el espacio para duelar.

-Hablás también en tu libro de que una persona en duelo tiene derechos, ¿Cuáles serían?

Si perdimos a alguien tengo derecho a estar triste, a llorar, a decirle a alguien que no puedo juntarme porque no me siento bien, a pedir ayuda espiritual o psicológica, a estar aturdido y querer quedarme en la casa…Hay que acompañar a la persona y permitirle estar como le salga, sin tener miedo a que se caiga…porque muchas veces como entorno, por querer frenar ese momento lo que hacemos es que se estire. Entonces la persona que está mal termina llorando en el baño, o en la noche. Sin embargo, si la habilito para que haga lo que sienta al estar al lado mío la habilito para el proceso.

Javier Lamagrande presentó su libro “Cuaderno de un Tanatólogo 2, Duelando”, y en entrevista con el equipo de Cada Día ahondó más obre duelar, y su nueva apuesta gráfica. Imperdible. Mirá la nota.

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último