Sociedad

Cuando pensó que nunca iba a ser madre, se enteró que estaba embarazada: "Es la bendición de mi vida"

Estela supo que su hijo venía en camino cuando ya había perdido todas las esperanzas. Tenía 43 años y una sola trompa de Falopio. Conocé su historia.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
16 de agosto de 2022 | 01:14

En ciertas oportunidades, el camino para convertirse en madre se transforma en una batalla imposible de sostener cuando el sueño no se hace realidad. Por distintas circunstancias, algunas mujeres no logran quedar embarazadas y esto genera una tristeza muy profunda: preguntas, cuestionamientos, frustraciones, tratamientos hormonales (con todo lo que esto implica), depresión, entre otras cosas. 

Sin embargo, cuando ese bebé tan deseado, tan anhelado llega, la felicidad invade. Pareciera que nada existiera en el mundo más que esa vida que viene en camino.     

Estela y su marido son de esas parejas afortunadas que pueden celebrar la llegada del hijo tan buscado. 

Fueron entrevistados por Emilú Vargas Ferrara, que hizo un móvil en el Barrio Covimet, de Guaymallén, para el programa Qué Buena Tarde. Ella y su marido participaron por el sorteo de unas entradas para el show de Mau y Ricky, que llegan a la provincia como artistas exclusivos de Canal 9. Las ganaron y dijeron que iría Estela y su hijo. Así fue como comenzaron a contar su historia. 

Agradecimiento eterno 

Estela contó a Canal 9 que lleva 20 años en pareja y que su hijo llegó cuando ella tenía 43 años. "Habíamos perdido todas las esperanzas, ya pensábamos que no íbamos a ser padres", dijo.

Ella había tenido un embarazo ectópico (es cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero) y había perdido una trompa de Falopio, por lo que sus posibilidades de embarazo estaban reducidas. 

Buscaban al bebé, pero no llegaba. Ella ya tenía 43 años y las agujas del reloj biológico marcaban el ritmo. Cuando predominaban la resignación y la angustia, el test de embarazo marcó dos líneas y salió el sol. La felicidad los invadió de una manera inexplicable. 

"Hoy tiene 16 años y es la bendición de mi vida", dijo Estela. 

Y contó que lo vivió "con una felicidad tremenda, es el mejor regalo que Dios me dio". 

 

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último