Psicología

Cómo enfrentar las fobias, ese miedo que paraliza hasta al más valiente

¿Cuáles son las fobias más comunes, por qué se generan y cómo enfrentarlas? En la nota, todo lo que tenés que saber si vos o alguien de tu entorno las padece.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
9 de septiembre de 2022 | 19:29

(Por Eva Rodríguez) 

¿Qué es una FOBIA?

Es un miedo irracional (porque no tiene lógica y las situaciones no son realmente peligrosas) y exagerado (es desproporcionado) a algo (un objeto, situación, animal o fenómeno) que provoca sufrimiento. Si eso está presente no podemos estar en paz.

Este miedo perjudica tu vida, te limita, estás dejando de vivir, de hacer cosas, de tomar decisiones por el miedo, por la fobia. Es posible que termines por abandonar actividades, relaciones y cosas por el miedo y también que comiences a evitar otras para no cruzarte con el objeto del miedo.

¿Cuál es la diferencia entre el miedo común y la fobia?  

-La fobia es un miedo tan grande que nos supera psicológicamente. No somos capaces de gestionarlo, de hacerle frente y superarlo, como sí ocurre con los miedos comunes.

En el caso de una fobia, la emoción del miedo es tan pero tan grande que no podemos salir de la parálisis. No podemos movernos. Nuestro cerebro se pone en modo “supervivencia” y lo único que queremos es salir de la situación o que la situación termine lo antes posible.

El caso de un miedo normal es bien diferente. El miedo al principio puede paralizarnos, pero luego lo podemos racionalizar o sencillamente encontramos la fuerza interna para saltar y enfrentarlo y como siempre ocurre al enfrentarlo el miedo desaparece.

Es muy importante mencionar que el miedo es una medida de protección, es de hecho uno de los mecanismos mentales más útiles y que más nos protegen. Porque tenemos miedo podemos anticipar muchísimas situaciones de riesgo, podemos intuir que eso me va a dañar, podemos dar un brinco para atrás y salvarnos de un auto que pasaba rápido junto a mí. El miedo es útil y necesario para vivir. El miedo muchas veces nos salva la vida.

Pero muy diferente es que el miedo deje de ser útil y nos proteja de potenciales peligros y pase a ser una experiencia tan exagerada que no nos deja vivir. Cuando el miedo se transforma en una fobia, el miedo se vuelve exagerado e irracional y ya no nos protege, sino que nos deja sin vida.

¿Cuáles son las fobias más típicas de los seres humanos?

Hay muchísimas fobias y todas son igualmente invalidares. Pero algunas muy frecuentes para las personas que viven en las ciudades son las siguientes:

-Aerofobia: miedo extremo a volar, síntomas de miedo en aeropuertos, al ver películas con aviones, solo pensar en un viaje resulta ansiogenizante.

-Claustrofobia: miedo extremo a los espacios cerrados, pequeños, sin ventilación, sin luz natural, sin puertas accesibles, espacios como por ejemplo: ascensor, vagón de tren o subterraneo, máquinas médicas como el resonador, carpas, etc.

-Agorabia: miedo extremo a los espacios abiertos o de los cuales sea difícil escapar rápidamente. 

Este miedo suele venir acompañado de un ataque de pánico con la consecuente sensación de pérdida de control de la propia persona. Y provoca mucha vergüenza y aislamiento, la persona no quiere salir más.

También son muy frecuentes el miedo irracional a los insectos, víboras, animales como perros o gatos, a los fenómenos naturales como tormentas y rayos, a la sangre y a las alturas.

¿Por qué tenemos fobias?

No existe una única respuesta a este interrogante tan complejo y subjetivo, y sin dudas habrá tantos casos como personas con fobias. Es importante aclarar que si tenés una fobia, más allá de recibir esta información general lo mejor que podés hacer es pedir ayuda profesional que se va a ajustar a tu situación particular.

Tres posibles hipótesis al origen de las Fobias:

+Fobia de origen indirecto: Hubo un día o un momento en tu vida dónde no lo estabas pasando bien, con mucha angustia o miedo, temor a una situación puntual o muchas emociones negativas no procesadas y por algún motivo azaroso terminas enlazando esas emociones con un objeto afuera de vos. Por ejemplo: sufriste un abuso sexual cuando eras pequeño/a y mientras eso ocurría viste una cucaracha caminando al lado tuyo.

Luego todo el miedo y angustia se desplazan o canalizan a la cucaracha y no al abusador, incluso tu mente puede “borrar” la escena del abuso pero queda un temor paralizante a las cucarachas. Obviamente plantearlo de esta forma es simplificar un fenómeno complejísimo, muy delicado y muy personal para cada individuo. Pero es a grandes rasgos el mecanismo de la creación de la fobia de forma indirecta.

+Fobia por evitación: Por aprendizajes de algún tipo, por ejemplo en la infancia, en tu grupo de crianza, escuela, etc; comprendes que algo es peligroso. Por ejemplo: los ascensores son peligrosos. Y entonces por lógica comenzás a evitarlos. Y en tu entorno nadie te corrige, de hecho es lo que todos hacen. Evitan los ascensores.

Pasan los años, las décadas y vos seguís evitando los ascensores, nunca te subiste a uno, no conoces su mecanismo, no lo has enfrentado. No es ninguna sorpresa que en este caso si la persona intenta subirse a un ascensor, con todo el miedo aprendido de lo peligrosos que son y dos décadas de evitarlos, va a sentir pánico y desesperación adentro de uno. El problema es que cada vez que evitamos el objeto, “mitificamos” el objeto, lo acrecentamos, lo volvemos enorme e infranqueable.

+Miedos naturales: culturalmente aprendemos a perderle el miedo a cosas que si viviéramos en la naturaleza y en la época de las cavernas les tendríamos muchísimo miedo. Porque sí. Porque ponen en peligro nuestra vida. Culturalmente, hemos aprendido a perderle el miedo, por ejemplo, a las alturas. Podemos subir a un rascacielos, volar en avión, incluso tirarnos de un paracaídas. Y la cultura, la sociedad, la gente aplaude esta valentía, este coraje de conquistar algo nuevo.

Sin embargo, nuestro cerebro, naturalmente, no está diseñado para buscar estos peligros, al contrario. Nuestro cerebro quiere evitar estos peligros. Sencillamente porque ponen en riesgo nuestra existencia. Entonces algunas fobias se dan por un mal “des-aprendizaje cultural” de miedos que son perfectamente naturales.

¿Qué hacemos en terapia con una fobia?

En terapia se trabaja con la “desensibilización sistemática”. Eso significa que paso a paso, progresivamente, nos acercamos a ese objeto al que tanto miedo le tenemos. Esta terapia es específicamente cognitivo conductual y es importante que te asegures de que tu terapeuta está especializado en el tratamiento de las fobias

Vamos incorporando también herramientas conductuales para pasar de forma más tranquila el momento, ejercicios de respiración, de relajación, hipnosis, abandono de conductas de seguridad (que son conductas ilógicas que hacemos para sentirnos más seguros en esa situación, como por ejemplo vestirnos siempre de blanco para volar en avión), técnicas de visualización (verse en las
situaciones o con uso de imágenes específicas).

Y ejercicios cognitivos también, a través de los cuales vamos reestructurando los pensamientos de forma tal que eliminamos la secuencia irracional o ilógica y la reemplazamos por argumentos racionales y pensamientos voluntarios.

Consejito: 

Si tenés una fobia la indicación es cuanto antes tratarla para que no se haga más grande. Una vez que enfrentamos el miedo irracional, lo afrontamos y lo dominamos la sensación de auto- superación, fortaleza, y poder interior es enorme. Altamente recomendable que te trates y busques la solución. Solucionar una fobia repara también tu autoestima y tu autoimagen porque
de repente te ves a vos mismo como más fuerte, valiente y seguro.

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último