Mendoza

"Chiquita podés aprender muchas cosas": los aberrantes mensajes del árbitro condenado en San Rafael

Tiene 60 años y les escribía a las amigas de su nieto. Pese a la condena no irá preso. ¿Por qué se salvó de la cárcel?

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
10 de mayo de 2023 | 14:24

Una investigación que empezó en octubre del 2020 terminó esta semana en un juicio abreviado y con Raúl Salvador Juárez condenado a tres años de prisión en suspenso. Se trata de un reconocido árbitro mendocino que hacía Grooming y le pedía fotos íntimas a menores

El hombre tiene 60 años y es un histórico árbitro de la Liga Sanrafaelina de Fútbol. En 2020 una mujer lo denunció tras tenderle una trampa. Descubrió que "El Tereré" se hacía pasar por su nieto y le escribía a su hermanita de 13 años. Esta chica sacó el número, le escribió, le dijo que se llamaba Natalia y lo engaño con su edad. Él cayó y entre otras cosas le dijo: "Podés aprender muchas cosas". 

Esta joven hizo la denuncia y tras una investigación del fiscal Javier Giaroli se descubrió que el hombre no solamente utilizaba los perfiles de Facebook de sus nietos para contactar a las compañeras, sino que también reenviaba las fotos que le enviaban a un amigo.

El sujeto les decía que cuando terminara la pandemia tendrían un encuentro sexual. 

Juárez admitió haber cometido el delito y en un juicio abreviado reconoció el delito. Fue condenado a 3 años de prisión en suspenso, por lo tanto, no irá a la cárcel. Solo deberá "respetar normas de conducta".

¿Qué es el Grooming?

La asociación Grooming Argentina lo define como el acoso virtual a niños y adolescentes que consiste en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño con fines sexuales. 

En los últimos años, y más en estos tiempos de pandemia, la hiperconectividad por parte de los niños y adolescentes ha aumentado de manera significativa. Son ellos mismos quienes más utilizan los servicios que brinda internet, ya que son considerados nativos digitales, por poseer un conocimiento y dominio casi natural del mismo. 

La principal problemática de este medio, son los menores de edad, quienes muchas veces no son controlados cuando acceden a las plataformas virtuales, y pueden caer en algún contenido inadecuado. Como así también, desencadenarse uno de los delitos informáticos más graves de este siglo: El Grooming.

Según lo que señala Hernán Navarro, presidente de la asociación Grooming Argentina, el groomer actúa bajo una falsa identidad haciéndoles creer que son sus amigos, cuando en realidad lo que quieren es ganarse su confianza para luego acosar sexualmente de ellos a través de internet. 

Es primordial concientizar a los padres y a los jóvenes de este problema, enseñando e inculcando conductas de seguridad para que toda la información que compartan en las redes sociales sea de carácter privado, ya que en el momento en que se publica en la red, se pierde el derecho de propiedad, así como el control sobre estos contenidos. Una vez que algo se publica, queda en la red y no hay forma de borrarlo. 

Laura Jurkowski, psicóloga, especialista en adicción a las tecnologías, señala en su libro "Efecto Pantalla, como lograr el equilibrio digital", algunas sugerencias para prevenir este tipo de ciberacoso: 

  1. Hablar con los niños y jóvenes respecto de no publicar información
    personal, como domicilio, teléfono, las actividades que realizan, al colegio
    que van, etc.
  2. Monitorear la información que los menores suben. La conversación es
    necesaria para educar, pero no es suficiente. También hay que controlar
    que lo hayan entendido y que lo hayan hecho.
  3. Conversar abiertamente y con un lenguaje y contenido adecuados a cada
    edad acerca de los riesgos que existen en el mundo virtual.
  4. Transmitir seguridad y confianza para que los chicos se animen a acudir a los adultos si tienen alguna duda, situación incómoda o peligrosa en
    las redes sociales.
  5.  Mantener actualizado el antivirus para evitar ciberdelitos y malwares.
  6. Instalar un programa de control parental que disminuya las probabilidades
    de navegar sitios inadecuados y acceso a contenidos inapropiados.

El principal rol que debe tener el adulto frente a este tipo de situaciones es acompañar, contener, escuchar, conocer, interesarse, aprender y brindar las herramientas necesarias para que los jóvenes sepan cómo actuar cuando se les presenta un hecho similar. 

El acceso de los chicos a los dispositivos tecnológicos debe darse de manera gradual y progresiva. En la actualidad, es difícil imaginar una abstinencia total de pantallas, pero cuanto más podamos postergar el inicio de este contacto, más experiencias sensorio motrices tendrán los niños, más tolerancia a la frustración, más desarrollo y más riqueza imaginativa. Es mucho mejor que los chicos conozcan el mundo con sus manos, con su olfato, vista y oído antes de verlo en video.

Si bien, la tecnología e internet son un recurso, una herramienta, que indudablemente ocupan un espacio necesario en nuestro día a día. Las pantallas integran nuestra vida y a través de ellas resolvemos múltiples cuestiones cotidianas. Pero los dispositivos digitales no son buenos o malos porque sí. Como todo, depende del uso que le demos. Por eso, es muy importante poder limitar y hacer una adecuada utilización de los mismos, transmitiéndoles a los niños, niñas y adolescentes cual es la función  conveniente que le deben dar a la tecnología, para no caer en situaciones de riesgos. El objetivo es poder lograr un equilibrio digital y tecnológico, en favor de nuestro bienestar. 

Viral +

chevron_left
chevron_right

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último