Tips para adelgazar

Cambio de hábitos vs dietas restrictivas

¿Cómo podemos hacer un verdadero cambio para mejorar nuestra salud? Entrá a la nota y enterate de los tips para lograrlo.

Por
Perfil autor
Redacción ElNueve.com
11 de octubre de 2018 | 20:52

Seguramente escuchaste la frase "me voy a poner a dieta", pero esto no siempre significa “voy a mejorar mi salud”. No cabe duda que al hacer dieta es posible sentirse más cómodo, sobre todo al tener los alimentos a consumir y seguir al pie de la letra las recetas.

Debemos preguntarnos 3 cosas fundamentales:​ qué comer, cuándo y​ cómo,

​Cambiar hábitos implica hacer ligeros ajustes en nuestro día a día, en favor de un bienestar general de salud y una mejor calidad de vida.

Para esto debemos conocer los diferentes grupos de alimentos: qué comer, cuándo consumirlos y cómo combinarlos. Un cambio de hábitos consigue objetivos a largo plazo, es un proceso lento y profundo. 

Hacer dieta consigue resultados a corto plazo, de manera rápida, algo que conduce a que mucha gente las practique. Son dietas poco sostenibles en el tiempo. Cambiar malos hábitos, nutricionales o físicos, para quien los tiene acostumbrados es un proceso complejo. 

En la búsqueda del cambio en la composición corporal y mejor salud, se puede llegar al objetivo por muchos caminos. Pequeños cambios en nuestra conducta a la hora de alimentarnos nos permite pasar de lo estrictamente dietario, al plano de cambio de hábitos de alimentación sana y deliciosa. 

Controlar las porciones (se puede comer todo, con control)

Comer variado (todos los macronutrientes)

Come varias veces al día (entre 5 y 6) no acumules hambre.

Diferenciar el “hambre real” del “hambre emocional”. No comemos solo cuando lo sentimos en el estómago, sino que muchas veces lo hacemos porque estamos tristes, enojados, ansiosos. Es importante identificar qué tipo de hambre sentimos antes de llevarnos el tenedor a la boca.

Hacer actividad física: Introducir algunos cambios en la rutina pueden marcar la diferencia entre no hacer nada de deporte y activar el cuerpo. Basta con una mínima actividad para que nuestro estado de salud mejore.

Introduce pequeños cambios, sencillos y fáciles, pero repítelos a diario. Sé constante. Sube escaleras, Camina más distancias, Levántate de la silla cada 30 minutos. Queda con amigos para caminar o andar en bicicleta. O simplemente podés realizar esta rutina desde tu casa. 

Mirá cómo podés preparar algo rico y proteico:

Aprender a hacer las compras, cocinar con técnicas culinarias más óptimas, comer despacio, aumentar el consumo de frutas y verduras en preparaciones tentadores y sabrosas.

Estos son hábitos que se aprenden despacio y con calma, marcando rutinas para ayudar a generarlos, algunos hábitos cuestan más que otros, pero que una vez asentados ¡la vuelta atrás es poco probable!

Mendoza +

chevron_left
chevron_right

Viral +

chevron_left
chevron_right

Noticiero 9 +

chevron_left
chevron_right

Lo Último